Entrega en 24h y gratis desde 30€

5 IDEAS PARA REUTILIZAR LOS POSOS DEL CAFÉ EN CASA

Las propiedades del café para nuestro bienestar son muchas y muy variadas, qué duda cabe, pero sus ventajas no culminan en tu taza ni con ese momento de placer. Puedes usar los restos del café infusionado para mejorar tu día a día a la par que proteges el planeta. Como veremos, es posible reutilizar los posos del café como sustitutos de varios productos químicos artificiales instaurados en nuestra rutina, como fertilizantes, ambientadores, exfoliantes, productos de limpieza o tintes.

Pese a que España no es uno de los grandes países consumidores de café si nos comparamos, por ejemplo, con los países nórdicos, el volumen de toneladas de posos de café que generamos es notorio. Los 4,5 kilos de café que un español consume de media al año equivalen aproximadamente a 208.500 toneladas anuales de restos de café en todo el país. Se trata de un residuo orgánico que no es necesario desechar tras un primer uso, pues tiene sorprendentes utilidades como las que desvelamos a continuación.

1. Fertilizante o abono para las plantas

Los posos del café son ricos en fibras y compuestos orgánicos, de modo que funcionan como excelente compostaje. Nuestro consejo es que los uses de la siguiente forma:

Posos de café como abono para las plantas

1. Extrae los posos de tu cafetera y consérvalos en un recipiente que permita la entrada de aire, preferiblemente en un lugar oscuro para que aguanten más tiempo.


2. Combínalos con tierra para tus plantas. De esta forma, los restos de café fermentan y enriquecen la tierra.


3. Por último, añade un poquito de cal para contrarrestar la acidez del café y de la propia tierra, regulando así el PH de la mezcla.

Siguiendo estos tres sencillos pasos, ¡ya tienes tu compost natural para el jardín!

2. Ambientador y eliminador de malos olores natural

El café es un perfecto aromatizante y neutralizador de olores natural. En grano, se suele emplear para recuperar el olfato después de probar un perfume o colonia. Infusionado, sirve como substituto del limón para absorber malos olores de la nevera. Además, puedes elaborar un ambientador de café 100% natural siguiendo estos sencillos pasos:

Ambientador natural de café

1. Hierve agua e infusiona un puñado de posos de café. Incluye canela en rama si deseas un resultado más intenso. También puedes utilizar granos completos.


2. Deja que se enfríe, cuélalo y añádela a un frasco tipo ambientador para el hogar.


3. Añade una cucharadita de aceite para que perdure más tiempo

Otra alternativa para preparar un ambientador de aroma de café sin utilizar los posos es comprar aceite esencial de café en un herbolario, pero sin duda la primera opción es más recomendable.

3. Exfoliante natural, eficaz además contra las ojeras

Gracias a su PH ácido y a su aspereza (poder abrasivo), el café es ideal para limpiar nuestra piel. Además, debido a su alto componente de cafeína, es un perfecto estimulante que funciona contra la hinchazón, reduciendo símbolos del cansancio como las ojeras. De hecho, si te fijas en la composición de las cremas antiojeras, estas suelen incluir cafeína. Qué mejor que emplear los restos de un producto natural para el mismo fin.

Puedes preparar una mascarilla natural a base de posos de café muy fácilmente:

Mascarilla natural de café

1. Mezcla en un tarro la misma cantidad de posos de café con crema o yogur natural.


2. Utilízalo sobre cuerpo y rostro antes de la ducha (15 minutos) o durante la misma, el vapor de agua ayudará a limpiar mejor los poros de la piel.


3. Aclara con abundante agua tibia o fría.

Al finalizar, recomendamos que apliques crema hidratante para recuperar la piel exfoliada.

4. Producto de limpieza

Seguro que en más de una ocasión has querido limpiar tus ollas y sartenes con un estropajo al uso y no has sido capaz de desprender con facilidad los restos de comida. Existe un remedio natural para lograrlo y, por supuesto, es a base de café.

Como comentábamos, los posos del café son ácidos y abrasivos, dos características esenciales de un buen producto de limpieza. Utilizarlos para este fin es muy sencillo:

Posos de café sobre filtro

1. Toma dos cucharadas de café infusionado que ya no utilizarás.


2. Deposítalas en el fondo de la olla humedecida.


3. Con un paño o estropajo, frota con energía y verás como muy fácilmente eliminas estos restos.

Al igual que funcionan para tu vajilla, los posos pueden ser muy útiles para limpiar y abrillantar otro tipo de superficies.

5. Tinte natural para tus muebles… ¡y también para el cabello!

Aunque parezca asombroso, el café también tiene el poder de teñir tanto tus muebles como tu cabello. No cambiará su color por completo, pero ayudará a modificar y mejorar su apariencia.

Para los muebles, el café es un excelente reparador (si sabes cómo utilizarlo):

1. Mezcla los posos de café con cera o con aceite hidratante.


2. Aplícalos sobre las rozaduras de tus muebles de madera.


3. Frota enérgicamente con un paño hasta lograr un aspecto como nuevo.

Además de ser útil para reparar arañazos, te ayudará a recuperar ligeramente el tono de maderas descoloridas.

Aplicado sobre tu cabello, el café oscurece o abrillanta (según el tipo de pelo que tengas):

1. Aplica los posos del café sobre tu cabello tras el lavado.


2. Mantenlo unos 15 minutos, bajo un gorro de ducha.


3. Acláralo con agua abundante.

Si tu cabello es claro o canoso absorberá el color del café, de modo que no lo uses si no quieres cambiar de color. Si tu cabello es oscuro, notarás como mejora significativamente su brillo.

Ahora que ya conoces las principales características del café y su utilidad en nuestra vida cotidiana, seguro que se te ocurren otras aplicaciones o variantes para no desperdiciar sus restos. ¡Estaremos encantados de escucharlas!

Abrir chat