Entrega en 24h y gratis desde 30€

CAFÉ DE FILTRO O CAFÉ ESPRESSO, ¡TÚ ELIGES!

Hoy hablamos de dos tipos de café que gozan de gran popularidad y que no es necesario enemistar: el café de filtro y el café espresso (o expreso). Para nosotros no hay uno mejor ni peor si sabes cómo elaborarlos, por eso queremos que tengas toda la información para que puedas elegir en cada momento el que más se adapte a ti.

La mejor parte es que esta decisión no es de esas que debes tomar para toda la vida. Digamos que ambos son buenas opciones para paladares exigentes. El café de filtro requiere entre 2 y 6 minutos de elaboración adicionales respecto al café espresso (dependiendo del método elegido), pero los matices en taza son tan singulares que merece la pena invertir ese pequeño tiempo. Al observar su apariencia puedes pensar que no hay grandes diferencias entre uno y otro, pero nada más lejos de la realidad. Veamos, primeramente, en qué consiste cada uno.

Barista sirviendo café de filtro

Qué es el café de filtro

Como su nombre indica, la principal característica de este café es que es filtrado. Para ello utilizamos el método de goteo, que consiste en verter agua caliente con delicadeza sobre el café molido que habremos depositado previamente sobre un filtro. De esta forma, en contacto natural con el agua, los matices del café se activan sin presión.

El tipo de molienda, la temperatura del agua y el tipo de cafetera o método elegido modificarán sustancialmente el resultado final. Es por eso que el café de filtro es tendencia, pues la variedad de formas de elaborarlo le otorgan un atractivo único para los verdaderos amantes del café. Hay una gran variedad de cafeteras de goteo o vertido manual para realizar este café de filtro, la cafetera V60 o la cafetera Chemex son dos de las más populares.

Barista elaborando café de filtro con cafetera V60
Elaborando café de filtro con cafetera V60

Pese a que está de moda, su origen es ya muy antiguo. La primera máquina de café de filtro data de 1907 y fue inventada por la marca Melitta Benz. Además, este tipo de elaboración de café está estrechamente asociado con la cultura japonesa. Poco a poco ha ido introduciéndose con fuerza en países como España.

Qué es el café espresso

Es probablemente el tipo de café más popular de todos porque es el que generalmente nos sirven en cafeterías. Se prepara utilizando cafeteras Espresso o Exprés, que recurren a la presión del agua hirviendo. Otros cafés como el elaborado con Aeropress o con la Moka italiana también utilizan el método de presión, pero la principal diferencia del Espresso se hace evidente en su nombre: ¡en tan solo 15-20 segundos estará listo!

Su denominación está precisamente vinculada con el origen de la cafetera. La primera Espresso fue presentada en Italia, en la Exposición General de Turín de 1884. Actualmente este tipo de cafetera de presión ha evolucionado hacia distintas versiones, tanto para uso profesional como doméstico. Una de las más atractivas para casa es, sin duda, la superautomática, muy rápida y sencilla de utilizar.

Elaborando café espresso con la cafetera del mismo nombre

Como en el caso del café de filtro, las distintas formas de preparar un espresso son numerosas. Lo común a todas ellas es que es necesaria agua muy caliente, normalmente hirviendo o presurizada. Para obtener la bebida, el agua incide en el café molido ejerciendo una presión directa. Con el método por goteo, recordemos, no se ejerce presión alguna más allá de la de la propia gravedad, que deja filtrar el café de forma natural. Encontrarás consejos específicos sobre este tipo de café en el post “Las claves del Espresso perfecto de Colombia”.

La elección del tipo de café afecta tanto al café de filtro como al espresso

Antes de entrar a detallar las diferencias entre el café de filtro y el café espresso, lo primero y más importante es que cuides el café que eliges tomar. ¡Esta sí es una decisión determinante! Por supuesto estamos hablando de café en grano o café recién molido, no de café instantáneo o soluble.

Dentro de la categoría café en grano, las diferencias entre un café gourmet y otros son sustanciales. Su coste es lógicamente mayor debido a que el proceso de producción de un café gourmet es más laborioso: comienza con la recolección manual del grano de café y continúa con el proceso de secado que puede ser natural o secado al sol, lavado, húmedo o semilavado. Finaliza con un tostado profesional y empaquetado en un envase especial que facilite su aireación.

Vistas estas cuestiones básicas sobre la elección del producto, pasemos a explicar las diferencias entre el café de filtro y el café espresso.

Diferencias entre el café de filtro y el espresso

Método y tiempo de elaboración

Como veíamos, la principal diferencia técnica entre uno y otro café es que para el espresso se utiliza agua bajo presión y para el café de filtro se utiliza agua hirviendo, sin presurizar. Esto afecta necesariamente al tiempo de elaboración, siendo más rápido el café espresso. Esto no significa que preparar café de filtro sea lento, con un método como la V60, por ejemplo, preparar café frío gourmet es posible en 3 minutos.

Tipo de molienda

Para elaborar correctamente el café de filtro se necesita café recién molido y con un grado de molienda adaptado al método de filtro que se vaya a utilizar. En Café PLATINO te lo enviamos molido según tus preferencias. Como comentábamos, una buena solución para tomar un buen espresso en casa es adquirir una cafetera automática. La cafetera muele el café en el momento.

Consistencia en taza

El auténtico café de filtro es limpio, claro y consistente, mientras que el espresso es más denso y concentrado y, por lo tanto, contiene un índice mayor de cafeína. Es por eso que el café espresso suele ser la opción elegida para activarnos por las mañanas. Sin embargo, para un buen café de tarde a nosotros nos encanta el café de filtro.

Matices en boca

En comparación con el espresso, el café de filtro aporta una sensación más suave en boca y una menor acidez. Los matices de los cafés de origen son perfectamente apreciables tanto con una u otra opción.

Ahora que ya conoces las principales diferencias entre el café de filtro y el espresso, lo único que falta es que experimentes con una y otra, pues el abanico de posibilidades dentro de cada variedad es muy amplio.

Recuerda además que estos dos métodos de elaboración son quizás los más populares, pero no los únicos. Poco a poco iremos revelando otras formas de preparación que nos tienen cautivados. Porque para gustos… ¡los cafés

e café en una terraza

Abrir chat